March 11, 2009

Perfil

Mi nombre es Ho Pin. Al menos es uno de mis dos nombres. Cómo llegué a tener este segundo nombre es una larga y feliz historia. Vivo en España, en mi ciudad natal, después de años de residencia en otros lugares, algunos cercanos, algunos bastante lejanos. Entre otras cosas, esos lugares lejanos me ha permitido poder conocer otros valores y poder comunicarme en algún que otro idioma importante.

Mi formación ha girado alrededor del mundo de la empresa, primero en una mala universidad pública española - casi son tres los sinónimos en tan sólo cuatro palabras-, después en la versión executive de uno de los MBA con más prestigio mundial y finalmente, en una especialización sectorial en una universidad británica.

Mi trabajo fundamentalmente se ha desarrollado en el campo de la consultoría con clientes muy pequeños, pequeños, medianos, grandes y muy grandes, y en los más variados sectores. Puedo dar fe de que el chiste del consultor y el pastor de ovejas refleja buena parte de la realidad, pero también es cierto que para alguien con inquietudes de entender la realidad, supone una bendición la oportunidad de conocer tantas realidades distintas.

Trabajo en la actualidad en una empresa semipública -ironías de la vida- por razones de supervivencia, lo cual me ha permitido después de muchos años en el sector privado de la economía, conocer de primerísima mano la maquinaria destructora de riqueza que es la administración pública.

Creo en el libre mercado. Como tantos, mi posición política ha pasado de posiciones que podrían llamarse de izquierda -en algunos casos, muy de izquierdas- a una firme defensa del sistema capitalista; de creer en el Estado como herramienta de felicidad a aceptar la cruda realidad de un Estado que nos asfixia; de creer que libertad, derechos, gobierno son compatibles a pensar que libertad y Estado son enemigos irreconciliables.

En un mundo de estereotipos, un defensor del libre mercado lo es para proteger su riqueza. No soy sospechoso. Mi nivel de vida está muy lejano al lujo, no tengo propiedades de valor, no tengo tierras, no tengo empresas, soy uno más del montón. Pero me niego a aceptar la verdad oficial sin pararme a pensar si es cierta o simplemente un vehículo de propaganda.

Defiendo la libertad, pero la de verdad, la que puede ser realmente objeto de un derecho cierto. Derecho a la vida, a no ser agredido, a no ser coaccionado, a la propiedad privada, a la igualdad ante la ley. Los otros derechos modernos como derecho al trabajo, a la educación, a las pensiones simplemente son imposibles y como tales, su intento de hacerlos cumplir pasan necesariamente por la vulneración de los derechos verdaderos.

No pertenezco a ningún partido político. Jamás he votado en ninguna de las incontables oportunidades que se han presentado. Simplemente, pese a la indefinición que podría tener años atrás, nunca me sentí cómodo con un voto que, en cierta manera, valida al poder establecido. Me ha valido acusaciones de antidemócrata, como si elegir cada cuatro años a quién va a coaccionarte legalmente fuera algo de lo que sentirse orgulloso.

Mi interés en la economía viene de muy atrás, pero será por la crisis de la mediana edad, o por la otra crisis, que recientemente veo claro que vivimos en el engaño sobre la verdad de la economía y, lo que es lo mismo -o no- de la política.

Dudo que este blog vaya a llegar a mucha gente, pero al menos será una forma de ayudarme a ordenar los pensamientos y quizá, a disminuir mi ansiedad sobre el futuro que nos espera.

Puedes contactar conmigo en la dirección lalibertadnoesnegociable arroba gmail.com

2 comments:

Anonymous | March 16, 2009 at 7:41 PM  

Hola Ho. Está chido el blog, aunque no comprendo mucho la economía, pero los gobiernos están siempre metiendo la mano en todos los bolsillos, pobres o ricos.

Los comentarios se ven cortados en IE

Ho Pin | March 16, 2009 at 10:31 PM  

Gracias. De eso se trata, de que el gobierno no está capacitado para manejar una economía. Cualquier acción en ese campo supone quitar dinero a los ciudadanos para utilizarlo peor de lo que los ciudadanos lo hubieran utilizado.

Cierto, no sé qué pasa en Explorer. En Firefox se ve bien.

Tu comentario será moderado la primera vez que lo hagas al igual que si incluyes enlaces. A partir de ahi no ser necesario si usas los mismos datos y mantienes la cordura. No se publicarán insultos, difamaciones o faltas de respeto hacia los lectores y comentaristas de este blog.