April 02, 2009

El G-20 o el totalitarismo con piel de cordero.

Hoy es un día triste para la libertad. Gordon Brown ha resumido la esencia de la crisis: "Hemos acordado una regulación dura y aquellos que no se integren serán sancionados". Hablaba de los mal llamados en castellano paraísos fiscales, pero en realidad la idea se puede aplicar a cualquier ámbito a partir de ahora. El objetivo es que nadie quede fuera del control del sistema.

Los acuerdos son los siguientes:

  • Todo el sistema financiero debe estar sujeto a regulación. Con ello se logrará que la competencia en el sector financiero sea muy limitada, perpetuando la posición dominante de poder de los bancos más poderosos en complicidad con los bancos centrales.
  • Se publicará una lista completa de los países que tienen secreto bancario. "La era del secreto bancario ha terminado" dice la declaración del G-20. Los países que no cumplan serán sancionados. Esto no deja de ser una declaración de guerra inaceptable.
  • Mayor regulación de las agencias de rating. Es obvio que han fallado. La consecuencia es una palmadita en la espalda y el compromiso de que se portarán bien a partir de ahora. Una economía de mercado real simplemente las habría eliminado por incompetentes, sin necesidad de regulación alguna.
  • Compromiso de cada gobierno de continuar estimulando la economía nacional.
  • Dotar al Fondo Monetario Internacional de 1 billón (español, un trillón anglosajón) de dólares para incentivar la economía. En definitiva, se aleja aún más del ciudadano el poder de decisión. Si el ciudadano puede tener una incidencia escasísima al menos para cambiar de gobierno en las urnas, cuantas más instituciones haya con este poder como el reforzado FMI, más claro parece que el poder del ciudadano ha alcanzado el cero absoluto. Parte de ese billón irá a ayudar a países en desarrollo, así como 50.000 millones adicionales de ayuda directa. Por supuesto, no se habla de los subsidios a la agricultura y otras industrias de los países ricos cuya daño en los países pobres es denigrante para la especie humana.
  • Mayor coordinación internacional de la supervisión incluyendo normas de contabilidad internacionales revisadas.
  • Evitar el proteccionismo. Al menos, una de las intenciones declaradas es totalmente razonable. Lástima que será la más vulnerable.
  • Compromiso para no disminuir la lucha frente al cambio climático. Me arriesgaría a decir que los países presentes en Londres suponen fácilmente el 99% del desperdicio energético mundial. Poco ejemplo pueden dar.
El panorama que nos espera es sombrío. No parece que haya escape posible. Es la forma moderna en la que se nos presenta el totalitarismo. Nos dan a elegir entre dos o tres tonos del mismo color para que creamos que tenemos el poder de decidir, y nos venden el producto con una bonita etiqueta en la que se lee social, para que vivamos con la conciencia tranquila y sin hacer mucho ruido.

Lo cierto es que este totalitarismo es mucho más peligroso que sus manifestaciones anteriores. El sistema está dominado por políticos, banqueros, empresas de armamento -valga la redundancia porque están controladas por políticos y banqueros- y amigos varios del sistema. Pero la gente se ha acostumbrado a no pensar, unos por miedo, otros por pereza. No hace tanto era fácil identificar a los enemigos de la libertad. Con la fuerza de las armas conseguían en muchos casos someter a las personas, pero no siempre lograban someter sus pensamientos. Ahora todo ha cambiado, también han sometido el pensamiento.

Decía el personaje de ficción Verbal Kint en la fantástica película Sospechosos Habituales, que el mayor truco del diablo es haber convencido al mundo de que no existía. El diablo del totalitarismo oficialmente no existe. Hayek en su revelador "Camino a la Servidumbre" sí supo ver a ese diablo. Hoy en Londres, el diablo ha vencido de nuevo.

2 comments:

Vicente73 | April 3, 2009 at 8:27 AM  

¡Cuanta razón tienes! Cada vez que estos "fascistas legitimizados por las urnas" se reúnen, hay que echarse a temblar. Leí por algún sitio que Rusia había propuesto la vuelta al patrón oro. Eso, supongo, que ni lo comentaron.

Nos espera un período muy duro.

Fantástico Post, Ho Pin.

Ho Pin | April 3, 2009 at 10:44 PM  

Hablaremos de las urnas.

Respecto al oro -hablaremos también- ayer claramente Gordon Brown intentó bajar el precio del oro, anunciando que el FMI venderá oro para ayudar a los países pobres. De momento, ha bajado y no sería extraño que bajara más a corto plazo.

Tu comentario será moderado la primera vez que lo hagas al igual que si incluyes enlaces. A partir de ahi no ser necesario si usas los mismos datos y mantienes la cordura. No se publicarán insultos, difamaciones o faltas de respeto hacia los lectores y comentaristas de este blog.