August 10, 2009

Solidaridad keynesiana: la excusa para robar a las generaciones futuras

Keynes reinventó el papel del Estado. A partir de que su doctrina se tomara como verdad oficial, el Estado se atribuye la capacidad de "domar" la economía de forma que los ciclos económicos sean menos agresivos. Esta afirmación es falsa. Se apoya en hipótesis erróneas que en vez de anular la validez del modelo, han sido revisadas una y otra vez por economistas que necesitan que el modelo funcione para dar sentido a un sistema en el que el Estado domina la vida de los individuos. En la actual crisis, el gasto público se ha disparado hasta límites no conocidos ni tan siquiera en tiempos de guerra. Afortunadamente la burocracia es tan lenta que aún el gasto público no ha alcanzado el nivel previsto por salvadores del universo como Obama, Sarkozy, Brown o Zapatero. Pero llegará. Si hay suerte, la bomba no estallará en nuestras manos sino en la de las generaciones futuras.




Publicado por Gary Varvel en http://blogs.indystar.com/varvelblog/index.html

Los excesos de hoy se transforman en deudas e inflación para el futuro. Pero ya sabemos que el futuro no le interesaba a Keynes, ni él ni sus seguidores ni todos los políticos que lo toman como excusa ven nada más allá del corto plazo. Es dinero, son votos -porque siempre las siguientes elecciones son a corto plazo-, es poder. Así nos va y así les irá a las generaciones que están por venir, aunque lamento informaros que la ola también nos va a arrastrar.
Desgraciadamente aquello de dejar a las generaciones futuras y el medio ambiente, parece que no les sirve cuando hablamos de economía.

3 comments:

Sr. Smith | August 12, 2009 at 8:16 PM  

Ya lo decía James F. Clarke: "El político piensa en las próximas elecciones, el estadista en la próxima generación".

¿Cuantos estadistas conocemos? Quizás Ron Paul pero no muchos más. Lo importante es ganar las próximas elecciones, la deuda millonaria que dejamos a la próxima generación les trae sin cuidado a estos sinverguenzas.

J | February 26, 2010 at 11:26 PM  

Pues qué curioso que el santo patrón de los amantes del "small government" (Ronnie) fuese quien dejó un déficit más disparado hasta la llegada de Bush Jr, y que Clinton dejase un superavit bien majo (con el regalo envenenado de las inmobiliarias sí, pero superavit al fin y al cabo).

Vi una caricatura que expresaba muy bien la visión de futuro que tienen unos y otros: Ronnie decía "Bajaremos los impuestos y dejamos que les toque a ellos (los demócratas) bajar los gastos"; Obama dice "Subiremos los gastos y dejamos que a ellos (los republicanos) les toque subir los impuestos"

Ho Pin | February 27, 2010 at 9:16 AM  

Pues es curioso. No comparto con muchos amigos liberales o libertarios su pasión por Reagan. Tiene frases míticas, pero personalmente creo que fue más el marketing que la realidad. Toda la curva de Laffer, que curiosamente es de lo poco no keynesiano que se enseña en las universidades al uso españolas, era más un deseo que una realidad.

Y es cierto, para ser demócrata, Clinton fue cauto con las cuentas públicas.

Creo que es la falta de referentes modernos (Jefferson queda ya demasiado atrás) la que hace que los pro-mercado se agarren a lo que puedan sea Reagan, Thatcher, Klaus.

De todas maneras la losa de Obama, Brown, Sarkozy, Zapatero va a ser muy difícil de levantar.

Gracias por postear, J

Tu comentario será moderado la primera vez que lo hagas al igual que si incluyes enlaces. A partir de ahi no ser necesario si usas los mismos datos y mantienes la cordura. No se publicarán insultos, difamaciones o faltas de respeto hacia los lectores y comentaristas de este blog.