June 04, 2009

Creación de Empleo versus Creación de Riqueza

Artículo del Sr. Smith

A raíz de un comentario realizado por Ho Pin en el post anterior, me parece interesante explicar, para quien esté interesado, la diferencia entre la creación de empleo y la creación de riqueza. Para acometer dicha explicación, utilicemos el siempre socorrido recurso de la isla y los náufragos.

Imaginemos una isla a la que llegan un grupo de náufragos. El primer día, todos los náufragos están hambrientos y sedientos. No poseen ningún tipo de instrumentos ni provisiones. La riqueza de este grupo de náufragos es cero. No tienen dinero, por supuesto. Ni falta que les hace, de momento, ya que no tienen nada que intercambiar entre ellos excepto su propio trabajo. El primer día, para calmar su hambre y su sed, cada uno se dedicará a recolectar fruta, acudir a beber al río, o intentar cazar o pescar con sus propias manos. Todo lo que recolecten lo consumen vorazmente, por lo que tampoco se crea riqueza.

Sin embargo, poco a poco, les va sobrando el tiempo y van fabricando artes de caza (como lanzas), pesca, cuencos para recoger agua, o instrumentos para recolectar las frutas de los árboles (como varas para golpear la fruta). A estos instrumentos, cuya posesión no es perecedera como la carne o el pescado, sino que es duradera, se les denomina “bienes de capital”. Es la acumulación de estos bienes de capital lo que produce riqueza. La producción de bienes de capital aumenta la capacidad de producir alimentos de los habitantes de la isla. Mientras los habitantes de la isla se dedicaban a consumir toda la fruta que recolectaban, no producían riqueza. Fue en el momento en el que se dedicaron a fabricar instrumentos cuando empezaron a crear riqueza. Empezamos por tanto a desmontar el primer mito Keynesiano; Al contrario de lo que defiende Keynes, el consumo no crea riqueza.

Pero volvamos a nuestra isla. Ha comenzado el comercio, y los recolectores de fruta empiezan a cambiarla por agua potable, pescado y carne y lo mismo sucede con los demás trabajadores de la isla (cazadores, pescadores y aguadores). Pero los náufragos, provistos de lanzas, cuencos, artes de pesca e instrumentos de recolectar fruta ven como aumenta su producción de comida y empiezan a producir más alimentos de los que necesitan. Esto provoca que no sea necesario que todos pesquen, recolecten fruta o se dediquen a la caza. En definitiva puede provocar desempleo. Planteemos las dos opciones posibles que pueden darse a continuación:

a) En una primera opción, uno de los náufragos, un líder nato, de ideología socialista, se erige en jefe de todos y empieza a organizar a la comunidad. Ante el desempleo creado, debido al exceso de comida, uno de los pescadores no puede alimentarse. El líder, piensa, acertadamente, que no es necesario que todos los náufragos trabajen en la recolección de provisiones, así que elige a uno de ellos (probablemente algún amigote suyo) y le encarga un trabajo mucho más cómodo aunque prescindible: el náufrago amigote del líder se sentará en la playa a vigilar el horizonte por si acaso llega algún barco que pueda rescatarles. Esta tarea, prescindible a todas luces, es absolutamente incapaz de crear riqueza. Este náufrago será alimentado con el esfuerzo de todos los demás. Se ha creado un empleo, pero no se incrementan los bienes de capital. No se ha creado riqueza. La producción de comida no vuelve a aumentar.

b) En una segunda opción, sin líder que organice, y con cada náufrago “haciendo la guerra por su cuenta”, uno de los náufragos que se dedicaba a pescar, ha empezado a ver como sus pescados dejan de venderse, ya que otro pescador es mucho más hábil que él. Éste náufrago, preocupado por su futuro, recuerda que antes de quedar varado en esta isla, él era un hábil carpintero por lo que decide cambiar de ocupación en la isla. A partir de ahora se va a dedicar a fabricar cabañas de madera para sus compañeros náufragos. A cambio de estas casas, los cazadores, pescadores, recolectores de agua y de fruta, le proveerán de alimentos. Vemos como en este caso también se ha creado un empleo pero al mismo tiempo se está creando riqueza, ya que las casas son bienes de capital (bienes duraderos) que incrementan la riqueza de la isla.

Pues bien, el Plan E de Zapatero es la opción a) de la isla. ¿Se está creando empleo? Bueno, en parte sí, aunque la voracidad de la emisión de deuda y de la imposición de impuestos destruyen casi tanto empleo como el que crean. Pero ¿se está creando riqueza? La respuesta es definitivamente no. La mayoría de los empleos que crea el plan son del tipo “siéntate a mirar el horizonte y si viene algún barco nos avisas”. Cuando los recursos del Estado se agoten (y nada es inagotable), estos empleos volverán a desaparecer.

10 comments:

gilkacuentos | June 5, 2009 at 6:52 PM  

He intentado publicar varias veces pero mi red se ha caido un par: si ya te he enviado este comentario más veces no lo publiques. Pero se me ocurría una duda: si a uno de los que solían recoger frutas le pasa que se cae de un árbol y se queda tetrapléjico, ¿se muere de hambre?

Sr. Smith | June 6, 2009 at 9:40 AM  

Planteate una cosa. En una economía intervenida, socialista, si el recolector de fruta se cae ¿porque no se muere de hambre?. La respuesta es porque tiene un seguro. Para eso están los seguros. Ese seguro es un seguro del estado, la seguridad social, que es un seguro obligatorio y casi en situación de monopolio.

La idea del liberalismo es que el estado no tiene porqué obligar a nadie a tener su seguro monopolistico. Cada individuo contrataría el seguro privado que más le convenga y en una situación de libre competencia, sin injerencias del estado, los servicios de dichos seguros serían lo más eficientes posible.

Y si resulta que el náufrago no tenía contratado ningún seguro, el liberalismo y el libre mercado no están reñido con la caridad. Eso sí, caridad privada, no estatal, ya que todo lo privado es mucho más eficiente que lo estatal. Las organizaciones privadas (y aquí incluyo a la Iglesia Católica a pesar de que yo no soy especialmente religioso) organizan los recursos caritativos mucho mejor que el estado.

Sr. Smith | June 6, 2009 at 9:43 AM  

Perdón por el par de faltas de ortografía que se me han colado. Es que es muy temprano para ser sábado, jeje.

Andres Peloteras | June 6, 2009 at 12:24 PM  

A ver, yo he tenido siempre la misma duda que gilka. ¿Y si nadie ayuda? ¿Se quedan tirados en la playa hasta que se mueran? Porque dice Smith de un seguro pero no todo el mundo tiene dinero para pagar un seguro. Eso pasa en Estados Unidos, no?

Yo creo que el problema es de corrupción. Si se soluciona la corrupción se soluciona el problema. Estoy leyendo en el pais que España tiene más corrupción que nunca. Estoy de acuerdo con que hay muchos funcionarios que no sirven para nada pero algo habrá que tener y asegurar que la gente no se queda tirada en la calle.

Smith,¿te fias tú de la iglesia? Porque con los escándalos que tiene como para dejar en sus manos la caridad.

Sr. Smith | June 6, 2009 at 5:59 PM  

No, Andrés, yo no me fio de la Iglesia. Yo no me fio de nadie. Precisamente por eso soy un liberal convencido. Ayer me decía un alumno mío "la ideología comunista es perfecta, lo que pasa es que fallan las personas". Mi respuesta fue: "si la ideología comunista confía en las personas, la que falla es la ideología porque las personas son como son, e ignorarlo al elaborar la teoría es lo que lleva al fracaso".

Si la iglesia no te convence como gestor del dinero que destinas a caridad siempre podrías donarlo en otra organización. En un sistema liberal nadie te obligaría a donar tu dinero a quien no quieres. En el sistema actual el estado te obliga a donarles tu dinero a ellos para que lo gestionen. ¿Y si no te gusta la gestión? Te jodes, es lo que hay.


Teneis mucho miedo de que si el Estado no se encarga del pobre que se cae del arbol no lo haga nadie. ¿Tan seguro estais de que si no se encarga el estado no se encargará nadie? Entonces teneis menos confianza en la raza humana que yo mismo, jeje. No penseis que los liberales somos unos desalmados que queremos dejar al pobre tetrapléjico tirado en la playa. Lo único que decimos es que una organización de caridad privada se encargaría del tetrapléjico mejor de lo que lo hace el propio estado.


Plantearos esto; ¿Donaríais vosotros una cantidad de vuestra riqueza para ayudar al tetrapléjico? Si la respuesta es no, no entiendo porque os preocupais por él. Pero como estoy convencido de que vuestra respuesta será sí, no entiendo porqué os preocupais porque el estado no lo haga. Yo soy liberal porque si no existiese Estado yo donaría parte de mis ingresos para ayudar al tetrapléjico, así que no me preocupa su supervivencia porque sé que estaría garantizada.

Ho Pin | June 6, 2009 at 10:42 PM  

La caridad y el capitalismo. Ese tema es muy interesante. Mi opinión es que el intervencionismo ha tenido como resultado que todos hemos delegado en el Estado la caridad. Y hasta cierto punto es normal, pagamos tantos impuestos que asumimos que es obligación del Estado pagar a los que no pueden valerse por sí mismos. Soy ateo, pero sin Caritas, miles de personas estarían sufriendo horrores. Como dice Smith, es más eficiente la caridad privada.

E incluso aunque no lo fuera, es más ética. Toda persona debe tener derecho a ser caritativo -y con quién serlo- o no.

Si mágicamente pudiéramos eliminar la carga de impuestos del Estado con un par de años de transición para los temas fáciles -casi todos, incluyendo el dinero- y 10/15 años para los más difíciles -carreteras por ejemplo- se producirían dos efectos relacionados con las personas con escasos recursos. El primero que los que tienen más recursos estarían mucho más dispuestos a donar parte de su riqueza, siempre ha pasado así. El segundo, que la economía resurgiría con mucha más fuerza y mucha más salud, produciendo un incremento general de la calidad de vida y, por tanto, sacando de la pobreza a una cantidad enorme de personas. Esto pasó en el siglo más liberal -con matices- del que se han contado muchas mentiras, el siglo XIX. Nos quedamos con la imagen de los niños de Dickens y con los trabajadores explotados en las minas y fábricas, pero comparado con la situación anterior fue una avance jamás visto.

Ho Pin | June 6, 2009 at 10:44 PM  

Recordadme que cuente en algún post con más detalle cómo Milton Friedman proponía una solución para el estado del bienestar. No estoy en absoluto de acuerdo, pero sí aporta una visión interesante en comparación con la situación que tenemos en la que la arbitrariedad es sofocante.

Radical de naranja | June 8, 2009 at 10:51 PM  

como chotas como si no habeis hecho daño suficiente como para meter el dedito en el ojito más todavía. Si es que cuando se tiene pasta ya no quereis que os pongan impuestos más os tenian que poner.

un votante socialista le pese a quien le pese ¡¡¡

Sr. Smith | June 9, 2009 at 2:01 PM  

Yo no te voy a insultar, Radical de Naranja. Lo único que te pido es que argumentes tus comentarios. Porque si tu único argumento es que tengo mucha pasta, te aseguro que en eso estás totalmente equivocado. Mis ideas vienen del conocimiento de la Teoría Austriaca, no de la pasta que tenga o deje de tener (que por cierto, es bastante poca).

Y si te pararas a intentar comprender un poco la Teoría Austriaca, comprenderías que el liberalismo no ha hecho daño ninguno, y que el único daño lo ha hecho la intervención por parte del estado de tipos de interés.


Uno que votó en blanco le pese a quien le pese.

Ho Pin | June 10, 2009 at 11:13 PM  

De pasta no andamos del todo bien, más quisiéramos. Quizá -y sin quizá- es porque sistemáticamente el gobierno de turno nos lo confisca.

En cualquier caso eres libre de argumentar tu opinión

Tu comentario será moderado la primera vez que lo hagas al igual que si incluyes enlaces. A partir de ahi no ser necesario si usas los mismos datos y mantienes la cordura. No se publicarán insultos, difamaciones o faltas de respeto hacia los lectores y comentaristas de este blog.